Inicio La Diosa Nut Mundo Espiritual Curso Tarot Angeles del nacimiento
Numerologia   Plantas protectoras

Colaboran

 

Las Gemas y sus Propiedades Curativas

Correspondencia entre Gemas y Cuerpo

PIEDRAS Y GEMAS

HISTORIA DE LAS GEMAS

Las gemas siempre han sido un misterio, desde las más remotas culturas. Sus formas precisas y sus colores brillantes son únicos en la superficie del planeta. En todas las tradiciones ancestrales de la humanidad, las gemas estaban relacionados con el mundo espiritual.

No hay duda de que nuestros antepasados eran conscientes de los poderes de los minerales. Ellos vivieron en las cuevas rodeados de piedra durante miles de años y desarrollaron una sofisticada tecnología utilizando sílex, un tipo de cuarzo, para la elaboración de todas sus herramientas.

Las gemas se utilizaron ya en el año 3.800 a. de C. en obras de arte sagradas. Una tablilla encontrada en Telloh cuenta la captura de una ciudad babilónica y el incendio de varios templos. «La plata y las piedras preciosas se sacaron de allí», dice la tablilla.

Los cristales y las piedras preciosas han sido desde tiempos remotos apreciados como herramientas de caza, tallas o joyas. Antes de que se ideara el dinero, las gemas y las joyas eran un medio de intercambio conveniente y portátil.

También han sido distintivos de poder y realeza, se han asociado siempre con la sangre real, luciendo elegantes en joyas y coronas, insertadas en tronos, incrustadas en espadas y adornando otros muchos tesoros.

A lo largo de la historia, diversas civilizaciones han utilizado el poder de los cristales y las piedras para usos múltiples. Las leyendas más antiguas en hacer mención del cristal y de su índole mágica nos trasladan al continente desaparecido de la Atlántida.

Hace más de tres mil años, los antiguos egipcios ya excavaban minas para extraer esmeraldas, peridotos, lapislázuli y otras piedras preciosas. Eran muy diestros en el pulimentado de las piedras y en la ornamentación con oro, y sus trabajos se pueden admirar en restos de su arte que todavía se conservan hoy en día, en particular los tesoros de los faraones.

En el famoso papiro conocido como "El Libro de los Muertos", del antiguo Egipto; puede verse cómo fueron trazadas las leyendas de las piedras sobre jeroglíficos que usaban como amuletos o talismanes. Fueron esculpidas con forma de animales, de corazones o de ojos, grabadas así como protección contra el mal de ojo.

Entre las piedras más usadas por los egipcios se encontraban el lapislázuli, el jade, el ámbar, la turquesa, el jaspe, carneola, el ojo de tigre y la amatista.

Piedras que usaban para los amuletos y talismanes, además de ser utilizadas para adornos personales y utensilios como copas, armaduras y distintos usos. Los egipcios preferían las llamadas piedras semipreciosas a las preciosas. El jade, por ejemplo, era preferido al diamante y en muchos de sus intercambios comerciales utilizaban el jade como moneda.

 Los egipcios tenían la creencia de la eficacia de las piedras y cristales en la curación de muchas enfermedades. El famoso Papiro Ebers está considerado hoy en día uno de los manuscritos terapéuticos más completos, que data del año 1500 a. c., descubierto en Egipto a comienzos del siglo XX; contiene recetas detalladas de la curación de varias enfermedades usando el poder de ciertas piedras.

 En el Éxodo, la Biblia hace mención de un peto de doce piedras preciosas, combinadas en cuatro filas, y llevado por Aarón, dotándole de poderes divinos. Aunque no sepamos que piedras conformaban el peto, la Biblia atribuye su concepción a Dios, recalcando sus extraordinarios poderes espirituales. La Biblia menciona las piedras preciosas como ornamentos personales; los reyes las llevaban en sus coronas y los sacerdotes en sus prendas.

Antiguamente en África, las cuentas de piedras semi preciosas las usaban los pueblos para atraer el valor, la sabiduría, en ritos de fertilidad, en nacimientos y entierros, a la vez que servían para ayudar en la caza. Ciertas piedras las utilizaban para identificar a una familia y otras como monedas en intercambios comerciales. Ciertas tribus del desierto del norte de África acostumbraban a trenzar sus cabellos entrelazándolos con carnelias, ámbar y pedazos de huesos los cuales simbolizaban su dinastía familiar.

La riqueza de una familia era juzgada de acuerdo con la cantidad de cuentas de piedras usadas por las mujeres de la familia. Mientras más cuentas usaban, más rica era la familia. Entre las piedras más populares estaban la ágata, la amazonita, la serpentina, la malaquita y el lapislázuli.

Las prácticas médicas de muchas culturas antiguas incluían el lucir talismanes y amuletos alrededor del cuello. Las piedras eran seleccionadas cuidadosamente para que aportasen la anhelada curación. Los Romanos creían en la influencia directa y positiva sobre el ser humano de objetos externos al cuerpo; por ejemplo y por supuesto, las piedras. Los primeros escritos griegos y romanos indican que las piedras participaban en la configuración de talismanes, garantizando salud y protección, además de atraer las virtudes. El escritor griego Teofrastro declaró que las gemas tienen género, y que las oscuras son masculinas y las más claras femeninas.

Decía a la luz y llevados luego a que algunos diamantes, expuestos la oscuridad, se vuelven fosforescentes.

 

www.elojodenut.es - Consulta de Tarot: 806 515835 - elojodenut@hotmail.com

web analytics
web analytics
tarot
Tarot